30 años del gigante Cerrejón

Redacción Mundo Minero diciembre 13, 2016 Comentarios desactivados en 30 años del gigante Cerrejón

El sueño de Jorge Isaacs se hizo realidad. Ha pagado regalías e impuestos a la Nación y a La Guajira
por 12 billones de pesos desde el 2002.

Después de varios años de debate promovidos por el entonces senador Luis Carlos Galán, a mediados del primer semestre de 1986, el entonces presidente de la República, Belisario Betancur, puso en operación uno de los proyectos más importantes en la historia de Colombia, la explotación de la mina del Cerrejón en L a Guajira. Esa fecha (12 de abril) quedó para la historia, pues antes había comenzado la extracción, transporte y cargue de carbón, por medio de un proyecto conocido como minería anticipada. Las cifras del proyecto certifican su gran importancia para el progreso del país y el desarrollo regional.

En efecto, Cerrejón encierra mucha historia, antes y después de su arranque en los ochenta. Antes, para destacar la increíble odisea de don Jorge Isaacs (autor de la novela La María) quién en 1881 obtuvo del gobierno nacional la licencia pra explotar carbón en la zona del Cerrejón, consiguiendo dinero afuera del país, pero luego cedida a Panamerican Investments Co. La historia muestra a Isaacs como un aventurero que luego se fue a vivir al Tolima pensando que Ibagué era una potencia en oro, pero luego combatió como radical a la zona del Sumapaz. Murió en Ibagué, pero había pedido ser enterrado en Medellín.

Pasaron cien años, (1976), cuando Ecopetrol realizó un concurso internacional para desarrollar la explotación de la zona norte del Cerrejón: ahí se dio la unión de la estatal Carbocol Intercor, a través de un contrato de asociación por 33 años, en tres etapas: exploración (1977-1980), construcción y montaje (1981-1986) y producción (1986 en adelante). La inversión estimada fue de US$3.000 millones.

A comienzos de este siglo, el Gobierno vende su participación que era casi del 50%, al consorcio de Billiton Company, que luego compra la otra mitad a Exxon Mobil. Hoy el negocio lo tienen Billiton, Anglo American y Glencore.

 

De gran magnitud

Con un volumen cercano a los 90 millones de toneladas, Colombia está ubicada entre los primeros 15 países productores de carbón del mundo, con China, Estados Unidos e India, a la cabeza. Una posición similar se alcanza cuando se trata de reservas.

La producción nacional se sustenta en tres empresas que aportan el 90% de la oferta: Carbones del Cerrejón en La Guajira y Drummond y Prodeco en el César. El restante 10% se distribuye en pequeños yacimientos en nueve departamentos del país.

La producción de Cerrejón representa el 37% del total nacional y es también el primer exportador nacional con 33,4 millones de toneladas en 2015 (34,2 millones en 2014). Hasta septiembre de este año, ha exportado 24,6 millones de toneladas.

Las ventas de carbón al exterior sumaron en 2015, US$ 4.550 millones, que representan el 13% del total nacional y Cerrejón aporta la mitad del sector. Sin embargo, las cifras son inferiores a las registradas en el 2011 cuando se vendieron US$ 8.400 millones de un total de US$ 56.900 millones, esto es, el 15%.

El proyecto de Cerrejón es considerada la explotación de carbon térmico a cielo abierto más grande del mundo y que utiliza las más modernas tecnologías de explotación y transporte. Utiliza un ferrocarril de 150 kilómetros de largo y un puerto marítimo que recibe barcos de hasta 180.000 toneladas. En sus 30 años de operación ha exportado alrededor de 700 millones de toneladas y hoy reporta el 4% de las ventas del mineral a nivel mundial.

El carbón del proyecto atiende al sector de generación de energía eléctrica, principalmente en el mercado del océano Atlántico, con participaciones menores en el Pacífico y en 2015, 43% de las exportaciones fueron destinadas a Europa, 35% al Mediterráneo, 13% a Centro y Suramérica y 9% a Norteamérica.

Desde comienzos de los años ochenta del siglo pasado y como parte del diseño de la infraestructura del puerto, la empresa construyó un sistema de cargue directo que entró en funcionamiento en 1985. Este sistema fue implementado dos décadas antes de ser una exigencia legal en el país. En la actualidad tiene dos sistemas de este tipo, el segundo en funcionamiento desde 2014.

El área donde está ubicado el puerto es Bahía Portete que fue declarada Parque Natural Nacional, lo que es una señal que la minería y el medio ambiente pueden convivir en términos ambientales.

Desde comienzos de los años noventa, la empresa inició el programa de rehabilitación de tierras. Ha logrado recuperar más de 3.600 hectáreas, que fueron intervenidas y liberadas por la operación minera. El programa ha permitido la preservación oportuna de más de 43 millones de m³ de suelos, la reintroducción de más de 1,5 millones de árboles de 40 especies nativas y el retorno de aves, insectos, anfibios, reptiles y algunas especies de fauna silvestre, que habían sido consideradas extintas en la región.

No todo ha sido “paraíso” para el proyecto en estas tres décadas, comenzando por la variación de los precios internacionales a través del tiempo. El proyecto fue planeado con una cotización cercana a los 150 dólares, pero la realidad fue distinta y volátil y las “vacas gordas” se fueron, motivo por cual el gobierno se retiró. En el año 2011, por ejemplo, el precio estuvo sobre US$ 120 dólares, pero hace dos años descendió a US$ 40 por tonelada. En los últimos meses ha tenido una recuperación de alguna significancia.

La magnitud de la operación de Cerrejón hace creer que la plata da para todo. En todo su trabajo cuenta con 539 equipos, de los cuales los que más impresionan son las gigantescas volquetas. Hay más de 120 equipos con capacidad para 320 toneladas, otros 115 capaces de cargar 240 toneladas y 48 más con capacidad de 190 toneladas, hay 17 tala dros, 65 tractores de oruga, 51 de cargue, 35 que mueven llantas, 36 tanqueros de agua para “rociar” vías y tajos, 34 motoniveladoras, 11 traíllas y 3 retroexcavadoras.

Los distintos grupos sociales asentados en la región, incluyendo a la población nativa y las mismas autoridades, han actuado a veces con una dosis de desconfianza y con la creencia que “la mina da para todo”. La empresa ha debido hacer grandes ajustes para acomodarse a la coyuntura internacional de precios. El fundamenalismo ambiental, las protestas, paros sindicales y los ataques terroristas a la infraestructura férrea y de transporte también han generado cambios en metas y presupuestos.

La compañía espera que entre 2015 y 2033 la producción no descienda en tres millones de toneladas al año, pues varios de los tajos actuales están bajando la producción y van hacia la fase de cierre de mina. Solo una mayor producción compensará el efecto de los menores precios.

El plan de mantenimiento y de expansión del área minera, no solo harán rentable la operación sino que el beneficio también lo recibirá el país y la región, una de las más afectadas por la pobreza y la exclusión social. (Ver entrevista con presidente Roberto Junguito en www.mundominero.com.co)

 

Más allá del negocio

  • Entre 2002 y 2015, Cerrejón pagó $12 billones entre impuestos y regalías al país y al departmento de La Guajira. Solo en 2015 el pago superó $1,2 billones. En solo regalías, en sus 30 años de operación, ha pagado cerca de $ 5,4 billones.
  • Las compras y contratos en Colombia fueron en 2015 cercanos a los $800 mil millones con más de 1.000 proveedores. En el período 2008-2014, la empresa realizó compras a proveedores de La Guajira por más de $546.000 millones.
  • La empresa ocupa menos del 1% del territorio de Guajira, pero su operación representa casi la mitad de la riqueza de la región y es soporte en términos de generación de empleo con más de 12.000 personas entre contratistas y trabajadores directos, con un efecto de bienetar sobre unos 50.000 habitantes. El 70% de sus trabajadores son oriundos de la región o con vínculos familiares.
  • Desde el comienzo de las operaciones (1982), la empresa arrancó programas de ayuda voluntaria para la comunidad en diferentes frentes como salud, educación, cultura, civismo y recreación, fomento a la microempresa, Plan de Ayuda Integral a la Comunidad Indígena (PAICI), etnoeducación, agua, tiendas y granjas comunales, caprinocultura, artesanías y programa de recuperación ambiental de la cuenta alta del Río Ranchería. En los últimos 6 años ha hecho inversiones sociales por más de $ 105.000 millones. En 2015, realizó por $ 20.000 millones.
  • En 2008 se creó el Sistema de Fundaciones Cerrejón, con el objetivo de atender las necesidades más urgentes del Departamento, en cuatro frentes prioritarios: gestión integral de las fuentes hídricas, fortalecimiento institucional y comunitario, el bienestar y desarrollo de las comunidades indígenas y la promoción de sectores económicos, como el turismo, que impacten positivamente en la economía local. Entre 2008 y 2015 se invirtieron más de $ 76.000 millones en el sistema.
  • En alianza con las entidades territoriales y en coordinación con expertos, Cerrejón desarrolla programas dirigidos a elevar la calidad educativa y formar capital humano que contribuya al desarrollo regional, enmarcados en las políticas del estado. Entre los aliados se encuentran Corpoeducación, Socya, Alianza Educativa, La Universidad Javeriana, Sena, Comfaguajira, Fundación Promigas, Fullbright, Corporación Día de la Niñez, entre otras.
  • Tecnoguajira. Es una institución técnica creada por Cerrejón con énfasis en 5 programas de formación laboral: i) Operación de Equipo Minero, ii) Mantenimiento de Equipo Minero, iii) Instalaciones Eléctricas Residenciales, iv) Mantenimiento de Equipos de Cómputo y Redes y v) Servicios Turísticos. En los cuatro años de operación de Tecnoguajira se ha vinculado a 617 estudiantes de los cuales ya han egresado 368 y de ellos 171 están vinculados al sector productivo.

 

Atención en salud y agua

Estas son las dos necesidades sociales más evidentes en La Guajira, agravadas no solo por los problemas en la gestión pública, sino por las condiciones topográficas y de ideosincracia de muchos de sus habitantes.

En el área de la salud, desde 2008 adelanta una estrategia que busca contribuir, en alianza con las entidades de salud del Estado, organizaciones sociales y la academia, al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades guajiras vecinas, mediante el apoyo a actividades de prevención de enfermedades y de promoción de la salud. Se destaca el programa de prevención y promoción en salud en alianza con los Hospitales de Barrancas, Hatonuevo, Albania y Uribia.

La cobertura de todas las actividades de prevención de las enfermedades y promoción de la salud realizadas en todos los municipios, ha tenido un incremento promedio anual del 38% desde su inicio en el 2008.

Entre 2011 y 2016 se han invertido $1.036 millones en la operación y mantenmiento de dos vehículos móviles dotados con equipos de alta tecnología, los cuales
 son de propiedad y administrados por Cerrejón, para facilitar el acceso de los 
servicios de salud en un programa de 
asistencia médica que prestan los
 hospitales a través de sus equipos 
extramurales en el área rural y se 
encuentran al servicio de las comunidades 
de Albania, Hatonuevo, Barrancas, Media
Luna y de otras vecinas a Puerto Bolívar.

Entre el año 2008 y el 2014 se han ejecutado 79 proyectos en agua y saneamiento básico beneficiando a 33.860 personas, pertenecientes a 198 comunidades.

En los dos últimos años se han atendido a 37.502 personas en 266 comunidades con proyectos que buscan mejorar el acceso a agua desde cuatro líneas de trabajo: i) soluciones de abastecimiento y tratamiento de agua, ii) manejo integrado de cuencas; iii) saneamiento e higiene y iv) gobernanza del agua.

Desde que fue declarada la emergencia por sequía en el Departamento en 2014, se han distribuido más de 70 millones de litros de agua en más de 200 comunidades que agrupan a más de 25.000 personas, se han entregado más de 1.600 tanques con capacidad de 500, 1.000 y 5.000 litros para el correcto almacenamiento de agua y realizado 78 reparaciones a molinos de viento en 61 comunidades, generando una disponibilidad de agua de 2,65 millones de litros diarios.

Desde el 2008 se vienen desarrollando proyectos de conservación de fuentes hídricas a través del manejo integrado de las microcuencas en los arroyos: Bruno, Pupurema, Majagüita, El Pasito y Paladines. La importancia de estas microcuencas radica en que las partes altas son zonas de recarga hídrica que suministran agua para fines domésticos y agropecuarios; además, comparten información cultural, biológica y social con la reserva Montes de Oca, la serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta.

 

2

 

1

 

Comments are closed.