Acero: el doble juego de China

Redacción Mundo Minero julio 21, 2015 Comentarios desactivados en Acero: el doble juego de China

Protesta unánime de la industria del resto del mundo por prácticas desleales de comercio de los chinos para vender sus excedentes de acero. México impone primeras sanciones.

Como en muchos productos y materias primas, China es el principal productor mundial de acero con el 48 por ciento del total global y siguen de lejos Japón con el 6,8 por ciento; Estados Unidos con 5,4 por ciento, India 5 por ciento y Rusia 4,2 por ciento. Brasil y México tienen 5 por ciento de la participación en el mercado mundial. El 48 por ciento de China equivale a poco más de 1.600 millones de toneladas.

En forma paralela, el país asiático es un gran consumidor, pero su demanda registró una caída en 2014 por primera vez desde 1995 y todo indica que seguirá la misma tónica en 2015 y 2016. Por decisión del Gobierno, las acerías del gigante asiático no han detenido su operación y, por el contrario, pretenden colocar sus excedentes en el exterior.

Así, en los primeros cuatro meses de 2015, ese país exportó 31 millones de toneladas de acero, cifra que representa 34 por ciento más que en el mismo lapso de 2014. Se estima que un 10 por ciento de esas ventas llegó a Latinoamérica.

Las proyecciones económicas para China, según el FMI, no son las mejores; no crecerá al mismo ritmo del pasado. Se estima que su PIB crecerá 6,8 por ciento este año y 6,3 por ciento el entrante. Esta situación afectará sectores que consumen acero en gran forma, como la construcción y la infraestructura.

El director del Instituto del sector metalúrgico de China, Li Xinchuang, dijo a finales de 2014 que su país seguiría demandando acero a una tasa interanual de 1,4 por ciento y que en 2015, se consumirían 720 millones de toneladas de acero. Sin embargo, la sobreproducción por el bajo consumo está comenzando a ser un problema para el resto del mundo que también produce.

Unión del resto

Productores de acero de Norteamérica, Latinoamérica y Europa hicieron un llamado a los gobiernos de sus países para tomar acciones contra el manejo estatal de las siderúrgicas chinas y sus prácticas comerciales desleales.

“Reafirmamos nuestro llamado a cada gobierno nacional a enfocarse en este tema en su país y a realizar todos los esfuerzos necesarios en su diplomacia comercial y en sus regulaciones para confrontar las prácticas gubernamentales que están alimentando la sobrecapacidad —raíz de la actual crisis del acero— y procurar un campo de juego nivelado en el mercado del acero”, aseguraron los productores en una declaración conjunta.

Entre los firmantes de la declaración están el Instituto Americano del Hierro y el Acero, la Asociación Latinoamericana del Acero, la Asociación Europea del Acero, la Cámara Nacional de la Industria del Acero (México), la Asociación Canadiense de Productores de Acero y la Asociación de Productores de Acero Turca.

El presidente de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), Rafael Rubio, dijo a El Espectador de Bogotá que “(…) la industria del acero de China la conforman empresas que son propiedad del Estado. El Gobierno es dueño del sistema bancario y define cuáles son los planes de financiación. También es dueño de toda la infraestructura de transporte y puede establecer cuánto pagan las empresas por utilizarla”. Esta situación pone a los competidores en condiciones desiguales de competencia.

Además, Rubio manifestó que “(…) ese gobierno reconoce que tiene una capacidad de sobreproducción de 425 millones de toneladas de hierro. A febrero recibimos 1,7 millones de toneladas de acero de China, que es un 41 por ciento por arriba de lo que exportó en 2014. La rentabilidad que tienen es cero, pero no les preocupa porque el Gobierno es el prestamista de último recurso”.

Es decir, el dumping —que es en esencia lo que denuncia Alacero— radica en que los precios que ofrece China para los países de la región estén por debajo hasta 6 por ciento de lo que cobra en otros mercados, siendo esta una de las razones por las que desde 2010 las importaciones desde China se multiplicaron 2,23 veces.

En el comunicado conjunto de junio 16 se afirma que el Comité del Acero de la OCDE ha tomado nota de la urgencia de estas preocupaciones, como se refleja en la declaración final emitida por el presidente de su Comité del Acero, Risaburo Nezu: “Los desafíos estructurales deben abordarse con urgencia en medio de esta nueva era caracterizada por el bajo crecimiento de la demanda de acero y por el aumento de las exportaciones”, añadiendo, “(…) el fracaso en enfrentar y detener las distorsiones del mercado tendrá como consecuencia que empresas subsidiadas y apoyadas por el Estado sobrevivan a expensas de otras empresas, privadas y eficientes, que operan con mínimo apoyo estatal”.

Y luego advierte que “(…) una cuestión específica que pronto deberán enfrentar nuestros gobiernos es el concepto de que China debe de ser considerada como “economía de mercado” por los miembros de la Organización Mundial de Comercio (WTO por sus siglas en inglés) a partir de finales de 2016. La decisión individual de cada país tendrá importantes consecuencias sobre la forma en que aquellas empresas afectadas por las importaciones en dumping desde China puedan recuperarse. Como queda tan claramente ilustrado por el sector siderúrgico del país asiático, este todavía no supera la prueba de ser una economía de mercado. La misma existencia de sobrecapacidad —estimada en hasta 425 millones de toneladas— y la falta de una política eficaz para reducirla son evidencia de que China sigue siendo una economía dominada en forma verticalista por el Estado”.

 

México ya actúa

 

La Secretaría de Economía de México acaba de imponer cuotas compensatorias definitivas a las importaciones de láminas de acero provenientes de China, al considerar que su llegada al país ha afectado de manera significativa al mercado y a empresas nacionales.

De acuerdo con la resolución de la DOF se realizó una serie de investigaciones entre el primero de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013, y como periodo de análisis de daño, el comprendido del primero de enero de 2010 al 30 de septiembre de 2013.

“La Secretaría concluyó que existen elementos suficientes que sustentan que, durante el periodo investigado, las importaciones de lámina rolada en frío, originarias de China, se efectuaron en condiciones de discriminación de precios y causaron una amenaza de daño a la rama de la producción nacional de la mercancía similar”.

El procedimiento de investigación en materia de prácticas desleales de comercio internacional, llevó a la Secretaría a concluir que a la empresa exportadora Baoshan se le impondrá una cuota compensatoria de 65.99 por ciento, para Tangshan será de 82.08 por ciento, mientras que para Beijing Shougang y de Shougang Jingtang, así como para todas las demás compañías será de 103.41 por ciento.

La Secretaría confirmó que el precio promedio de las importaciones originarias de China registró una baja durante el periodo analizado; es decir, 27 por ciento menos de 2010 a 2012, y 15 por ciento en el periodo investigado, esto en contraste con los costos promedios de la mercancía proveniente de otros países los cuales aumentaron 14 por ciento de 2010 a 2012.

Comments are closed.