Apoyo de Bancóldex a proveedores mineros

admin marzo 2, 2012 Comentarios desactivados en Apoyo de Bancóldex a proveedores mineros

Sin abandonar la tradición de banco de comercio exterior, la entidad se abre al desarrollo empresarial. Lanza programa de fomento al emprendimiento y a la innovación.

 

Desde finales de los años sesenta del siglo pasado, el sector externo ha tenido un brazo financiero. Primero fue una línea especial de crédito del Banco de la República, conocida como Proexpo.

A partir de comienzos de los noventa, cuando la economía colombiana inició el proceso de apertura, las instituciones del sector se modernizaron. Se acabó esa línea de redescuento del Emisor y nació el Banco de Comercio Exterior (Bancóldex). Ahora, el banco está siendo sometido a un gran rediseño: sin abandonar sus funciones, impulsará el desarrollo y la innovación empresarial.

Su presidente es Santiago Rojas Arroyo.

¿Hay un nuevo Bancóldex al cabo de veinte años?  

Bancóldex ha cumplido una labor fundamental en el desarrollo económico del país como banco de segundo piso, dando crédito al sector empresarial y marcando unos hitos importantes a lo largo de su historia. Uno de ellos es  el resultado de nuestra gestión el año pasado, que permitió el desembolso de $4,1 billones en créditos al sector empresarial, una cifra histórica en los veinte años de recorrido. Pero la entidad se ha modernizado: de acuerdo con el direccionamiento del Plan de Desarrollo 2010- 2014, migró a un modelo de banco de desarrollo integral, con lo que dio un salto cualitativo que posibilitó incorporar servicios y actividades complementarias al crédito.

¿Y en qué consiste el rediseño?

Deberá continuar haciendo lo que venía haciendo en los últimos años, pero con un alto componente innovador, que signifique atreverse a realizar actividades nuevas, complementarias al crédito de gran impacto para el desarrollo empresarial.  Y esto, se traduce en dos frentes de acción: por un lado, vamos a seguir actuando como banco de segundo piso; y por otro, vamos a efectuar una serie de actividades principalmente enfocadas al fomento, al emprendimiento y a la innovación del sector empresarial. Es iNNpulsa Colombia.

¿Y cómo se concreta iNNpulsa Colombia?

Ya hay acciones concretas. Hemos firmado un convenio con Confecámaras, que nos va a ayudar a que las cámaras de comercio sean la extensión de iNNpulsa Colombia. En este orden de ideas, vamos a apoyar la institucionalidad existente en las regiones a través de las cámaras de comercio y los consejos regionales de competitividad, para que ese sea nuestro brazo de acción en los diferentes puntos del país.

También tenemos programas para el fortalecimiento de proveedores a través de la innovación y el emprendimiento en sectores productivos. Mediante este programa, las grandes empresas anclas pueden ofrecerles a sus eslabones de la cadena oportunidades de ser innovadores, dinamizar sus empresas y financiar ese esfuerzo de innovación y mejoramiento para su propia productividad. En el 2012 haremos un piloto por medio de un convenio con cinco grandes empresas del sector de minería e hidrocarburos, para fortalecer a sus proveedores a través, entre otras, de la innovación abierta (ver recuadro).

¿Pero sigue siendo un banco de segundo piso?

Sí. Lo que hicimos fue priorizar y definir las actividades donde Bancóldex debería enfocarse  para generar un mayor impacto en el desarrollo empresarial en Colombia. En esa búsqueda, escogimos varios frentes de acción. El primero, es continuar con el impulso a la modernización de las empresas colombianas. Esta decisión es respaldada por un estudio de impacto, que como premisa de buen gobierno, es una herramienta fundamental para comprobar la efectividad de las políticas públicas.

Este estudio, con el apoyo del BID, reveló que las líneas de crédito de mediano y largo plazo que son de más de cinco años, enfocadas a modernización, presentaron efectos positivos sobre las compañías que han accedido a estos créditos. De hecho, las empresas atendidas por Bancóldex aumentaron su producción en un 24% y sus niveles  de empleo en un 11%. Además, sus inversiones han crecido un 70% y su  productividad, un 10% con respecto a las demás que contaron con recursos de otras entidades financieras.

¿Y hay recursos suficientes? 

Para darles continuidad a estos resultados,  en el 2011, Bancóldex desembolsó $613.000  millones a pymes a fin de apoyar sus procesos de modernización. Este año nos proponemos entregar cerca de $720.000 millones para este propósito. Gracias a este producto, junto con otros apoyos financieros del Banco, las pymes recibieron en el 2011 más de un $1 billón. Para este año, tenemos una ambiciosa meta de incrementar ese monto a $1.2 billones, lo cual representa un aumento del 10%.

¿Y hay campo para los exportadores? 

Bancóldex se creó para apoyar a este sector, lo que no hemos abandonado, y más aún cuando el Gobierno les está dando grandes oportunidades a los exportadores a raíz de los TLC que se están firmando. Y  para esos retos de la internacionalización de la economía colombiana, el Banco respondió con desembolsos históricos en dólares por más de 1.160 millones dirigidos a la cadena exportadora. Este compromiso lo mantendremos en el 2012.

 

 INNPulsa Colombia

Bancóldex lanzó hace dos semanas el programa iNNpulsa Colombia, y su Unidad de Desarrollo e Innovación tiene como propósito apoyar al emprendedor y al innovador en el país. Con esta nueva iniciativa, se fortalecerá el motor de la locomotora de la innovación.

La política de innovación, diseñada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el DNP, contará con un aliado en Bancóldex, que en coordinación con MinTic y Colciencias implementará de forma ágil y en beneficio de empresas grandes, pequeñas y medianas los programas y proyectos para impulsar el emprendimiento y la innovación.

 

Esta unidad tiene cuatro estrategias:

 

1. Emprendimiento dinámico innovador: el objetivo es superar las tres barreras del país en materia de emprendimiento innovador. La principal es nuestra mentalidad o cultura; la segunda, la debilidad o ausencia de instituciones de apoyo especializadas y, la tercera,  los mecanismos de financiación para etapas tempranas.

2. Fondo de modernización e innovación empresarial para mipymes: la estrategia es apoyar a las mipymes existentes. Gran cantidad de los proyectos nuevos surgen o se construyen desde la propia mipyme, que ya sabe en qué debe innovar, pero no cuenta con los recursos. El fondo les brinda cofinanciación no reembolsable a programas, proyectos y actividades para el desarrollo de nuevos productos o servicios (o su mejoramiento significativo). De esta manera, las mipymes innovadoras acceden a equipo humano especializado que desarrolle los nuevos productos o servicios, así como su análisis en el mercado.

 

3. Innovación y emprendimiento en grandes empresas y fomento a centros de investigación y desarrollo: iNNpulsa también incentiva la creación de más y mejores centros de investigación y desarrollo y  programas de innovación sistémica, abierta y disruptiva en las grandes empresas ancla de nuestro país. El primer sector identificado como clave es biotecnología, como el Presidente lo ha mencionado en repetidas ocasiones.

 

4. Innovación  para el fortalecimiento regional: esta estrategia se fundamenta en que el desarrollo y la innovación son fenómenos regionales que se construyen sobre las fortalezas y particularidades de cada región. Por eso, iNNpulsa tendrá un área dedicada a identificar, diseñar y formular proyectos estratégicos de competitividad regional que promuevan la innovación, el potencial productivo y el crecimiento de las empresas (nuevas y consolidadas) en los territorios. Está línea estratégica está concebida como una herramienta para que empresarios y gremios trabajen mancomunadamente en la definición de sus fortalezas productivas y en la estructuración de planes de acción para poner en marcha sus apuestas innovadoras y de emprendimiento dinámico.

Comments are closed.