Carbón: cuando los pequeños cuentan

Redacción Mundo Minero marzo 17, 2017 Comentarios desactivados en Carbón: cuando los pequeños cuentan

La pequeña y mediana minería alcanzó un 10 por ciento de la producción nacional debido a la demanda de energía térmica por el fenómeno de El Niño.

La producción de carbón alcanzó una cifra récord en 2016 con 90,5 millones de toneladas, que representa un aumento de 5,8 por ciento frente a 2015, periodo en el que se llegó a 85,5 millones, 3,1 millones de toneladas menos que en 2014. Las cifras fueron dadas a conocer por el Ministerio de Minas y Energía y la Agencia Nacional de Minería.

Los departamentos con mayor producción son Cesar y La Guajira, donde están asentadas las grandes explotaciones de Drummond y Cerrejón, que responden por casi el 90 por ciento de la producción nacional, en una ponderación departamental de 48,3 y 32,7 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, hay que hacer notar un hecho especial en 2016: el registro histórico se logró en buena parte por el repunte en la producción del resto del país, que alcanzó una participación histórica de 10,5 por ciento contra 6,4 por ciento y 7,0 por ciento en los dos años anteriores, en tanto que La Guajira cedió 3,2 por ciento de participación y Cesar la mantuvo.

El aumento de producción de carbón entre 2015 y 2016 fue de cinco millones de toneladas, de las cuales 3,1 millones de toneladas fue aportadas por la minería a pequeña escala, practicada en regiones distintas a Cesar y La Guajira.

Entre los departamentos que mejor desempeño tuvieron en el sector carbonero — distintos a los dos grandes productores en minería a gran escala—, están Boyacá con 3,1 millones de toneladas, Cundinamarca con 2,4 millones, Norte de Santander con 2,2 millones y Córdoba que registró 1,4 millones por el proyecto Puerto Libertador.

“Estos resultados no solo evidencian la reactivación del sector y su resiliencia ante retos importantes como la inestabilidad jurídica, la conflictividad social en algunas regiones y la explotación ilícita, sino un compromiso sin precedentes por parte de las empresas y el Gobierno Nacional, para no privar al país de una fuente de desarrollo y crecimiento tan importante como la minería”, afirmó con inusitado entusiasmo el ministro de Minas y Energía, Germán Arce Zapata, quien ocupa el cargo desde mayo de 2016.

El titular de la cartera de Minas agregó además que “a las buenas cifras de producción se le debe agregar el tema de los precios, los cuales también terminaron bordeando los USD 90, lo que sin duda significa un importante alivio para la industria del carbón, que había comenzado el año con un panorama de precios muy bajo”.

Sin embargo, hay que tener en cuenta otros factores que explican el aumento de la producción en el interior del país, el principal de los cuales fue el aumento en la demanda de carbón del interior del país para la producción de energía en las centrales térmicas durante los meses del fenómeno de El Niño.

El aumento de los precios internacionales solo comenzó a darse en la última parte del año con un nivel de USD 89/tonelada, en tanto que en la primera parte de 2016 bajó hasta los 40 dólares.

En la última parte del año con altos precios externos, el factor clima jugó contra las explotaciones a gran escala, en particular en Cerrejón, que impidió un aumento sustantivo en la producción. Cerrejón solo alcanzó un nivel de producción de 32,7 millones de toneladas, frente a 33,7 millones en 2015 y 34,3 millones en 2014. Sin embargo, sus exportaciones alcanzaron un nivel superior a los 33 millones de toneladas.

Cautela en el futuro

¿Cómo será 2017? No son claras las perspectivas, en particular en lo referente a los precios internacionales.

Para el presidente de Cerrejón, Roberto Junguito, el aumento de los precios de finales de 2016 es coyuntural por una reducción en la oferta de China, por lo que cree que la cotización volverá a caer a un nivel cercano a los USD 55 /tonelada en los próximos tres años, lo cual generaría un relativo equilibrio en el mercado.

Tampoco se tiene claridad con lo que pasará en países como Estados Unidos, consecuencia de la política del gobierno de Trump que durante la campaña planteó la eliminación de barreras ambientales para recuperar los niveles de producción en algunas minas de ese país.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE) el carbón seguirá siendo uno de los combustibles más consumidos en el planeta en las próximas décadas, junto con el gas y el petróleo, pero su producción tendería a estancarse.

En cuanto a los efectos en Colombia, primer productor de carbón en América Latina, el producto es el segundo de exportación después del petróleo y genera divisas por cerca de USD 7.000 millones.

Colombia ocupa el puesto 11 como exportador del mundo y se estima que sus reservas alcanzan para más de 60 años.

ytry

Comments are closed.