El poder minero de Chile

Redacción Mundo Minero agosto 19, 2016 Comentarios desactivados en El poder minero de Chile

El país austral es el primer productor mundial de cobre, boro, yodo y renio. También ocupa un puesto entre los 10 mayores extractores globales en otros siete productos del subsuelo.

Chile no ha sido ajeno a la contracción de la economía global en el último tiempo. Según el Banco Mundial (BM), el Producto Interno Bruto (PIB) del país suramericano completó su segundo año a la baja y en 2015 disminuyó hasta USD 240.216 millones. Este desempeño le significó al país alejarse del techo histórico alcanzado en 2013 con USD 277.079 millones.

La caída en el precio de los commodities y en especial de los minerales, responsables del 11,2 por ciento de la economía chilena según el Banco Central, y los desastres naturales, han sido los dos principales responsables de dicho fenómeno.

En el primer caso, la caída de la cotización, por ejemplo, del cobre, del que este país es responsable del 30 por ciento de la producción mundial, propinó un golpe a las finanzas de la nación. Luego de estar por encima de USD 3 la libra entre 2013 y 2014, incluso llegando a USD 3,46, este año el precio de este mineral descendió por debajo de los USD 2 en los mercados internacionales.

El impacto en las finanzas chilenas serán de mediano plazo, así lo asegura el Fondo Monetario Internacional (FMI) que, en marzo del presente año, advirtió: “en un horizonte de cinco años, el crecimiento del PIB es 0,1 a 0,2 puntos porcentuales inferior a su línea base tras una caída de 20 por ciento en el precio del cobre”.

El segundo factor tiene que ver con los desastres naturales —más de 70 desde 1980 según el Sistema Nacional de Geología y Minería (Sernageomin)—. Pese a que este país es reconocido como uno de los mejor preparados para enfrentarlos, los terremotos y tsunamis registrados en los últimos años han ocasionado daños en la capacidad instalada nacional que han dejado inhabilitadas o incomunicadas algunas zonas productoras.

Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), Chile es el noveno país del mundo que más ha registrado pérdidas económicas por este tipo de situaciones desde 1992. Según este organismo, estos siniestros le costaron cerca de USD 32.000 millones.

En medio de este panorama, las opciones para revertir esta dinámica no son muchas para el Gobierno de Michelle Bachelet, quien vive uno de los momentos más bajos de popularidad de sus periodos al frente del país. Así como lo ha sido durante 193 años de vida republicana, la riqueza del subsuelo continúa siendo el as bajo la manga para sobrellevar esta época de vacas flacas y reverdecer el mejor momento de la economía.

Minería salvadora

Las cifras ratifican esta apuesta ya que la producción minera de Chile es una de las más prolíficas de América Latina. Según el Mineral Commodity Summaries 2016, producido por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés), es la tercera nación de la región en el volumen de productos que ocupan un lugar entre los primeros 10 del mundo solo detrás de Brasil y México.

Sin embargo, en la calidad, es decir en el puesto en el contexto global, es la primera. Según el organismo estadounidense, de los cinco minerales en los que el subcontinente es el primer productor mundial, en Chile se extraen cuatro: cobre, boro, yodo y renio. El restante, plata, surge del subsuelo mexicano.

Cobre sigue siendo el buque insignia de la producción nacional mapuche. Según USGS, el año pasado produjo 5,7 millones de toneladas, mientras que en 2014 la extracción alcanzó 5,75 millones de toneladas. Y el futuro parece estar asegurado con este metal, puesto que las reservas nacionales ascienden a 210 millones de toneladas, equivalentes al 29,16 por ciento del total global.

En boro produjo 580 toneladas y alcanzó reservas por 35.000 toneladas, lo que significó ocupar el tercer lugar orbital solo por debajo de Estados Unidos y Rusia (40.000 toneladas cada uno). En yodo extrajo 20 millones de toneladas y sumó 1.800 millones de toneladas de reservas. Por último, en renio produjo 26,0 millones de kilogramos y registró reservas por 1.300 millones.

El país austral ocupó el segundo lugar mundial en la producción de litio, el tercero en molibdeno, el quinto en plata, el sexto el pómex y piedra pómex, y el octavo en selenio, potasio y sal. Además, su portafolio productor se complementa con lima, arena y grava industrial y sulfuro.

En medio de las dificultades económicas y con un subsuelo que vive en constante movimiento, la minería surge como el as de espadas de Chile para salir avante y seguir siendo uno de los países latinoamericanos con mejores números macroeconómicos.

Carta mundial

Aunque a Chile lo vean cada vez más por la calidad de sus futbolistas, la primera carta en el exterior son los minerales.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015 las exportaciones del país ascendieron a USD 63.362 millones y de este total la industria minera fue responsable de más del 50 por ciento con un total de USD 33.571 millones. Respecto del 2014, registró un descenso del 18 por ciento.

El cobre fue el producto más vendido del portafolio productivo chileno con USD 31.125. Sin embargo, respecto al año precedente, cuando se exportaron USD 37.872 millones, registró una caída del 18 por ciento.

Del resto de productos mineros fueron exportados USD 2.446 millones, lo que significó una caída del 23 por ciento con respecto al 2014 (USD 3.169 millones).

Según UN Comtrade, entre 2013 y 2015, cinco de los diez mayores rubros de las ventas externas chilenas correspondieron a la industria extractiva. En dicho periodo, cobre refinado y aleaciones de cobre en bruto fueron la primera partida arancelaria con ventas de USD 18.805,1 millones, USD 18.105,6 millones y USD 14.381,2 millones, respectivamente.

Comments are closed.