Francia retoma la ruta

Redacción Mundo Minero julio 15, 2015 Comentarios desactivados en Francia retoma la ruta

Luego de tres décadas de inactividad, en septiembre de 2011 la industria minera de este país europeo prendió motores nuevamente. Hoy se ubica en el top 10 mundial en diez metales.

La cuenca de Nord-Pas de Calais por más de 300 años fue el epicentro de la explotación y producción de carbón y el primer bastión de la industria extractiva de Francia. Luego del cierre de este complejo, que comprendía varias villas y minas, en la década del 70 del siglo XX tras la crisis mundial energética y la desaceleración económica del país, en julio del 2012 la Unesco la inscribió como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Este hecho se produjo diez meses después de que, luego de más de 30 años de inactividad, la minería en territorio bretón prendió nuevamente motores. Esto ocurrió en septiembre de 2011 cuando el Gobierno autorizó la explotación de yacimientos de metales preciosos como oro, plata y cobre, entre otros, en toda la geografía nacional. Esto significó la apertura de minas y el inicio de la más reciente etapa de dicha industria.

La decisión, aunque recibió críticas de varios sectores y generó protestas de la comunidad, se convirtió en una estrategia de las autoridaes para garantizar la provisión de minerales principales especialmente para el sector industrial. Además, hizo recordar la vocación minera de este país del centro de Europa y su tradición productiva.

En ese momento, Jean-Claude Guillaneau, director de la Oficina para la Investigación Geológica y Minera (BRGM), lo recordó al señalar que Francia “(…) fue en un tiempo el primer productor de tungsteno en Europa y el primero de antimonio en el mundo”.

En contraste con las épocas de apogeo, la actualidad para estos dos minerales es opuesta. Según la Administración Geológica de Estados Unidos (USGS por su nombre en inglés), ni en tungsteno ni en antimonio este país figura entre los primeros siete productores mundiales. Pero no todo ha sido retroceso en los procesos extractivos.

Francia se ubica en el top 10 global en diez metales. De acuerdo con este organismo internacional, es tercera en cianita y minerales relacionados, quinta en feldespato; arena y grava de uso industrial, y mica natural, sexta en silicon, séptima en abrasivos, óxido de hierro y pigmentos, diatomita y en talco y pirofilita y novena en nitrogeno fijo.

En cianita, producto también conocido como distena, usado principalmente en la fabricación de útiles de electricidad, este país produjo 65 toneladas métricas en el 2013, igual volumen que el año que lo antecedió. En el escalafón mundial solo es superado por Sudáfrica y Estados Unidos.

La región en la que este metal es extraído es Bretagne, ubicada al noroccidente de la geografía nacional bretona. Allí, en el cielo abierto de Glomel en Cotes dÁmor, la empresa que extrae esta piedra preciosa es Denain-Anzin Mineraux Refractaire y Ceramique (Damrec), subsidiaria de IMETAL.

En feldespato, según la USGS, Francia produjo 650 toneladas métricas, en arena y grava de uso industrial 6.300 toneladas y en mica natural un total de 20.000 toneladas.

País de acero

Aunque ha perdido terreno y figuración mundial si se tiene en cuenta que en 1967 era el quinto productor global como lo reseña el Instituto Internacional de Hierro y Acero, este último es el principal bastión de la industria minera en la economía francesa.

En 2014, según World Steel Association, se ubicó en el décimo quinto lugar del mundo y el sexto de Europa. Pese a que en diciembre del año anterior registró una caída de 6,3 por ciento, en 2014 se extrajeron de su territorio 16,1 millones de toneladas, mientras que en 2013 fueron 15,7 millones de toneladas. Esto significó un crecimiento anual de 2,9 por ciento.

En arrabio, material producido en alto horno a partir de la mezcla de mineral de hierro, coque siderúrgico y fundente, entre otros, según el mismo organismo, en abril de 2015 este país europeo fue el décimo quinto productor mundial. En dicho mes fabricó 842 toneladas, volumen que, sin embargo, es el menor generado este año.

La región de Lorena (Lorraine en francés), situada al nororiente del país, ha sido el lugar donde se asentó la industria siderúrgica bretona. Sin embargo, a finales del 2012 y en medio de la polémica, el Gobierno y el gigante minero Arcelor Mittal autorizó el cierre de los Altos Hornos de Florange. Este hecho ha sido visto como una muestra del proceso de desindustrialización del país.

Luego de cuatro años de reapertura de la actividad minera, Francia busca recuperar el protagonismo internacional, perdido en la década del 60 del siglo anterior.

Courrières, catástrofe histórica

A dos kilómetros de Lens, ciudad ubicada al norte del país, ocurrió el mayor accidente minero en la historia de Francia y Europa y es considerado el segundo de mayor magnitud del mundo.

El 10 de marzo de 1906 se produjo una explosión en las minas de la Compañía de minas de hulla Courrières que causó devastación en las tres poblaciones que colindaban con este complejo. El saldo de víctimas fue de 1.099 muertos, según reportes oficiales. Adicionalmente, 576 mineros se salvaron.

En el contexto global, este accidente, cuya causa fue atribuida a la ignición de polvo de carbón, solo es superada en la historia por el ocurrido el 26 de abril de 1942 en la mina de carbón Benxihu, ubicada en China y en la que murieron 1.549 personas.

Comments are closed.