Hacia un diseño eficiente de regalías

Redacción Mundo Minero junio 7, 2017 Comentarios desactivados en Hacia un diseño eficiente de regalías

Estudio del exministro Guillermo Perry plantea revisión del modelo de regalías, basándolo en un cobro progresivo sobre la utilidad operacional de las compañías y no sobre la producción.

Durante varios meses, un equipo de trabajo encabezado por uno de los economistas más calificados en el país, el exministro de Hacienda y Minas y Energía, Guillermo Perry Rubio, ha realizado una evaluación del régimen de regalías, en particular su sistema de cobro a las empresas de la industria extractiva.

La investigación analiza en forma integral el tema, tanto para minería e hidrocarburos, pero en el primer caso se evaluaron los regímenes establecidos para Chile, Perú y la provincia de Alberta, en Canadá. En el caso de hidrocarburos se incluyó a Reino Unido, Noruega y Australia.

Las conclusiones y recomendaciones de la primera fase del estudio fueron dadas a conocer por Perry y servirán de insumo para su profundización y diseño del nuevo esquema que se espera sea tramitado por el Congreso de la República en el futuro próximo. Para Perry y su equipo, el modelo colombiano de regalías es regresivo e ineficiente. 

Es regresivo porque la participación de las regalías en la utilidad operacional disminuye con el nivel de precios y con el margen operacional. Sin tener utilidades las empresas deben pagar regalías. Hoy, cuando los precios son altos o hay un proyecto que está generando ganancias, la Nación no obtiene una importante fracción porque no está participando de la rentabilidad, solamente de un valor calculado sobre los ingresos totales.

Adicionalmente, como está establecido, es antitécnico porque grava mucho a las empresas en los años malos y al principio de la operación. Y en un año bueno, se gravan poco.

La ineficiencia del modelo se expresa en que su diseño desestimula la exploración, principalmente en un período de precios bajos como el actual y adicionalmente conduce a no buscar, ni desarrollar, minas o yacimientos de baja rentabilidad. Esto lleva al desmonte o abandono prematuro de los proyectos.

El Gobierno también siente el impacto del esquema, pues “no captura una fracción importante de las rentas obtenidas por los proyectos más lucrativo, ni en periodos de precios altos, lo que puede llevar a cambios discrecionales e inconvenientes del régimen fiscal y contractual”.

Las mejores prácticas

Las regalías en Colombia son una proporción ligada al valor de la producción en boca de pozo y no a la rentabilidad de los yacimientos. De acuerdo con el estudio, esto resulta muy costoso para los depósitos o vetas de poca rentabilidad, o en momentos de precios bajos. Incluso, las mismas compañías productoras pierden porque pagan unas regalías muy altas.

En esos términos, parece conveniente migrar hacia un régimen basado en la utilidad y con tasas progresivas según el nivel del margen operacional, como sucede en Chile para las empresas grandes y en Perú, especialmente para compañías con contratos de estabilidad jurídica.

Así ocurre en otras partes. En Chile, Perú y en la provincia de Alberta (Canadá) la fórmula de cobro de regalías se calcula sobre la renta operacional, no sobre el ingreso bruto. A diferencia de Colombia, en momentos de precios bajos, se pagan menos regalías. Al contrario, cuando hay costos altos o el proyecto es rentable se pagan más regalías.

Siguiendo esos modelos, la aplicación del régimen peruano para las empresas con contrato de estabilidad o chileno para empresas grandes sería progresiva: la participación de las regalías en la utilidad operacional aumenta con el nivel de precios y del margen operacional.

En Perú, las tasas efectivas van de 0 por ciento a 7,1 por ciento de acuerdo con el tramo del margen operativo. Si el valor del 1 por ciento del monto de las ventas resulta mayor, este es el monto que se paga (regalía convencional).}

En Chile, si se toma como ejemplo la producción de cobre, en empresas pequeñas, hasta 12.000 toneladas no se pagan regalías. En compañías medianas; es decir, con una producción entre 12.000 y 50.000 toneladas, la tasa efectiva es de 0,04 por ciento a 1,93 por ciento. Y en las grandes, con producción mayor a las 50.000 toneladas, la tasa efectiva va del 5 por ciento al 14 por ciento, de acuerdo con el tramo del margen operativo.

Para el exministro, un modelo similar debería aplicarse en Colombia pues está en línea con la rentabilidad de la empresa minera, que lo convierte en un esquema ganancioso para todos, gobierno nacional y local, empresas y comunidades, al incentivar más la exploración que redunda en una mayor producción. 

La discusión sobre el modelo de regalías será uno de los asuntos que copará la atención de Gobierno e industria, para que luego una reforma sea abordada por el Congreso de la República.

ESPECIAL_037 ESPECIAL_038 ESPECIAL_039 ESPECIAL_040

Comments are closed.