La minería ilegal, una amenaza al posconflicto

Redacción Mundo Minero mayo 25, 2015 Comentarios desactivados en La minería ilegal, una amenaza al posconflicto

Presidente del gremio minero, Santiago Ángel Urdinola, propone adopción de un plan de impulso a la actividad extractiva. Preocupación por carga tributaria.

MM: Se sigue hablando de la poca coordinación interinstitucional en minería. ¿Qué pasa?

SAU: En la actualidad, el sector atraviesa un escenario internacional de precios bajos que genera nerviosismo. Teniendo en cuenta la interdependencia entre las finanzas públicas y el sector extractivo, dada la coyuntura actual de precios y ante la necesidad de continuar generando riqueza a la nación y sus territorios, proponemos un trabajo mancomunado entre el sector público y privado para buscar medidas que permitan mantener la competitividad de la industria minera, ante las nuevas realidades del negocio. Por ello, hoy consideramos que resulta imperioso contar con un Plan de Impulso a la Productividad de la Industria Extractiva. Cada día somos más conscientes de que la viabilidad de nuestros proyectos depende de la coordinación de la industria, las autoridades nacionales, regionales y locales. En ese aspecto, venimos trabajando de la mano con el Viceministerio de Minas y la Agencia Nacional de Minería para el fortalecimiento de la institucionalidad nacional y regional.

Y concretamente ¿qué acciones debe tener el Plan?

Medidas como la deducción por inversión en activos fijos productivos, la eliminación del impuesto adicional a los explosivos, la reducción del canon superficiario y ajustar las tarifas de retención que generan altos saldos a favor, son medidas, que de implementarse, permitirán a la industria retomar la senda del crecimiento. Con ellas se podrá recuperar el ritmo de crecimiento minero: aquel en el que el PIB minero crecía 2 o 3 puntos por encima del país: dinamizando y jalonando la economía nacional. Hay que reconocer la disposición de los carteras económica y de minas para trabajar de la mano de la industria y analizar las propuestas de este plan en decisiones como la de ajustar el canon superficiario e incorporar el marco legal para los Proyectos de Interés Nacional y Estratégico (PINES) en el Plan de Desarrollo y hay confianza que la reforma tributaria estructural incluirá medidas que, como mencionaban los análisis, “reconozcan la necesidad de disminuir la carga fiscal a las empresas” en concordancia con las recomendaciones de la OCDE.

¿Ha funcionado el modelo PINES para la minería?

Al momento se han definido 11 PINES mineros, que de concretarse aportarían importantes recursos a las finanzas públicas nacionales y regionales, pues contemplan inversiones proyectadas cercanas a los USD 15.000 millones y permiten así sobrepasar la barrera de las 100 millones de toneladas de carbón, las 54 toneladas de oro legal, el aumento de la producción de níquel y cobre y la generación de 8 mil empleos directos y 34 mil indirectos, lo cual genera un crecimiento minero cercano al 8 por ciento y jalonando al menos 1 punto del PIB del país.

¿Sigue pesando mucho el medioambiente en el desarrollo minero del país?

En el sector hay convencimiento total de que la minería y el medioambiente son compatibles. Es innegable que la minería, como cualquier actividad, genera impactos; por ello, recalcamos la importancia de replicar las mejores prácticas internacionales para su licenciamiento y otorgamiento de permisos ambientales, que garanticen el funcionamiento coordinado del Sistema Nacional Ambiental en todas sus instancias para buscar así la protección efectiva del medioambiente. En ese orden, es importante construir una política pública de desarrollo sostenible, que permita conocer con claridad las áreas de protección ambiental y las de potencial geológico y vocación minera para que este sector avance sin dilaciones y se eviten las confrontaciones. La cartera del Ambiente hace ingentes esfuerzos para aumentar los espacios de coordinación interinstitucional con las autoridades ambientales regionales y locales, espacios indispensables para la toma de decisiones. Bajo las directrices del Ministerio del Interior se ha logrado suscribir acuerdos en materia de consulta previa.

¿Hay verdadera conciencia de que la minería debe aportar a la paz?

En el Congreso Nacional de Minería 2015, Unidos por el Desarrollo, se dieron discusiones de la mayor trascendencia para esta industria, se analizó con expertos de talla mundial: apreciaciones económicas, fiscales, ambientales y sociales, pero despertó especial interés la relacionada con el posconflicto y hay convencimiento de la necesidad de buscar un espacio de diálogo que permita construir caminos de entendimiento, que aporte al país un verdadero proceso de reconciliación. En el camino al posconflicto, todos los colombianos deben aportar para asegurar los cambios que el país necesita. La paz se construye desde el territorio, y la industria minera es el mejor socio para avanzar hacia la reconciliación. No hay que olvidar que la industria minera, ha sido testigo de excepción de la realidad territorial y generadora de empleo y riqueza en zonas apartadas del país.

Pero la minería ilegal es un escollo muy grande. ¿Qué propone el gremio?

El Gobierno viene avanzando en la lucha contra la extracción ilícita de minerales, pero hay que acelerar las acciones. La afectación que causa la extracción ilícita de minerales al territorio, las comunidades y el medioambiente es irreparable. La mayor “amenaza” para el posconflicto es la minería criminal y la mejor estrategia para este flagelo es la minería legal y formal. Para alcanzar ese objetivo hay que imponer penas ejemplarizantes no excarcelables para quienes cometan este delito. Se debe apoyar decididamente medidas como el RUCOM, el fortalecimiento de la UNIMIC y la destruccion de maquinaria utilizada en esta actividad criminal. Nada más dañino para el país, que confundir la extracción ilícita -aquella que destruye el medioambiente, precariza el trabajo y no contribuye con el fisco- con la minería formal y artesanal. Requerimos que la justicia se pronuncie con mayor celeridad, las dilaciones frenan la inversión. Además, solicitamos decisiones en procesos de carácter laboral y tributario.

¿A qué atribuye la disparidad en el desarrollo de las regiones mineras?

La industria está convencida de que se requiere de una política diferencial para los municipios productores mineros, en el que de manera conjunta desarrollemos una estrategia que potencialice las capacidades y el desarrollo de las regiones. Las empresas agremiadas en la ACM han reiterado la adopción voluntaria de unos compromisos de autorregulación para la implementación de acciones de mejoramiento continuo con la adopción de prácticas que caracterizan la minería responsable, en búsqueda de la excelencia operacional, la protección al medioambiente, el relacionamiento, el respeto a los derechos humanos y la transparencia. Por eso creamos un sello para el sector, que recoge el objetivo que para las empresas y Gobierno tiene nuestra actividad: Minería bien hecha, progreso para Colombia. Una marca de industria que busca informar y educar sobre la realidad de nuestra actividad.

 

Comments are closed.