Obras por impuestos como la licencia social

Redacción Mundo Minero marzo 5, 2017 Comentarios desactivados en Obras por impuestos como la licencia social

Lo anunció con entusiasmo el presidente Santos en un foro de empresarios: en las próximas semanas, saldrá la reglamentación del modelo de Obras por Impuestos que se incluyó en la reforma tributaria (Art. 238) y operará en por lo menos 350 municipios de 29 departamentos del país afectados por la violencia. La idea básica es simple: los contribuyentes con rentas superiores a mil setenta millones de pesos en el año gravable 2017, podrán pagar hasta el 50 por ciento de su impuesto de renta mediante la inversión directa en determinados proyectos en las zonas de conflicto: Zomac, definidas por el Gobierno. El tema es diferente a lo que se establece en otros apartes de la misma Ley (art. 235 a 237) que introduce algunos incentivos tributarios en el impuesto de renta y complementarios para las empresas que decidan tener como domicilio principal y desarrollar sus actividades económicas principales en las Zomac con unos niveles de inversión y generación de empleo, también por definirse.

La expectativa de las empresas por el esquema de Obras por Impuestos es grande, en particular entre las empresas mineras y petroleras, cuya operación está en las zonas de violencia y de manejarse bien puede constituir el mejor ejemplo para la obtención de la “licencia social” que se reclama para la industria extractiva, acabando con el paternalismo y miserabilismo como instrumentos para ganar apoyo comunitario. En este caso, la realización de obras de beneficio local no va contra del Estado de Perdidas y Ganancias (P y G) de las compañías, sino que será parte de los recursos del Estado, pero manejados por los particulares. Una prueba desafiante.  

Todavía queda mucho por definir y como “el diablo está en los detalles” la reglamentación y ajuste normativos son fundamentales para evitar excesos de todo tipo, comenzando por la definición precisa de los proyectos y obras por realizar que no pueden incluir pago por servicios varios como becas o raciones escolares, fiestas o espectáculos y elefantes blancos que no cumplen una función productiva o social específica, pero también para que no se imponga una guillotina de tramitología por parte de las entidades públicas de fiscalización creyendo que habrá mala utilización del mecanismo y que es mejor pecar por exceso.

Obras por Impuestos no puede ser una herramienta para desestatizar la inversión de los gobiernos nacional y locales en zonas apartadas del país como se está planteando ya, pero tampoco se debe optar por el camino fácil de la compra de cemento y concreto creyendo que ahí está el progreso. Sin duda que un banco de proyectos alimentado desde varias instancias parece ser el camino más expedito, al cual recorre el contribuyente para hacer la selección. El contribuyente puede vincular a otros para adelantar los proyectos, lo que permitirá mayores inversiones y obras de mayor envergadura, pero siempre pensando en la dimensión local.

Hay áreas sociales que sin duda podrían encabezar la lista, como la salud y la educación, la atención a la niñez y a los ancianos, pero la medición de su impacto debe contar con indicadores concretos. Tratándose de recursos públicos, pues son impuestos por descontar, la vigilancia le corresponde al Estado, quien deberá velar por la adecuada ejecución de sus recursos.

Perú tiene un modelo ideado que arrancó en 2009 y cubre todo el país. Gradualmente se ha ido ajustando y el balance es bueno. Una vez finalizada la ejecución de un proyecto, el Tesoro devuelve el monto invertido al contribuyente mediante certificados que podrán ser utilizados para el pago del impuesto a la renta. Posteriormente, las entidades públicas devuelven al Tesoro, el monto financiado para la ejecución de la obra. Sencillo y transparente.

Todavía queda mucho por definir y como “el diablo está en los detalles” la reglamentación y ajuste normativos son fundamentales para evitar excesos de todo tipo, comenzando por la definición precisa de los proyectos y obras por realizar que no pueden incluir pago por servicios varios como becas o raciones escolares, fiestas o espectáculos.

SILVERIO GÓMEZ CARMONA

Director | Editor

silgom2012@hotmail.com

Comments are closed.