Solo una ilusión

Redacción Mundo Minero abril 18, 2016 Comentarios desactivados en Solo una ilusión

inv ext comp

Se derrumba la inversión extranjera en minería y es el sector que menos crece en el PIB.  Bajo nivel de atracción para nuevos proyectos.

La situación de la minería en el mundo es sencillamente mala y las principales empresas vienen realizando ajustes muy fuertes en toda su operación como fórmula para resistir el vendaval, pero no hay nada garantizado que el futuro sea mejor.

Las cinco empresas mineras más grandes, BHP Billiton, Río Tinto PLC, Vale, Glenclore y Angloamerican, tuvieron un nefasto 2015 pues acumularon pérdidas por US$32.000 millones.

Incluso, la insigne estatal chilena Codelco, la mayor productora mundial de cobre, reportó pérdidas sin antecedentes por US$2.191 millones en 2015, afectada por los bajos precios del metal (cayó 20% en 2015), a pesar de haber adoptado un ambicioso plan de reducción de costos. Un año atrás había ganado US$3.033 millones.

Y los países que en un día vieron en la minería su tabla de salvación, ahora sufren y pasan penurias, Aunque no es el ejemplo más representativo, Zambia muestra la realidad de tema: el precio del cobre que ha perdido casi la mitad en los dos últimos años ha afectado duramente a un país que vive en un 70% del mineral y lo ha llevado a una criss de desesperación. Su moneda, el kwacha, se devaluó en 2015 más del 50% y su presidente, E. Lungu, en la zozobra y miseria de su pueblo, optó por decretar tres días de oración en todo el país para pedir una intervención divina que reanime la economía y el negocio.

Los minerales no van bien y aunque uno de ellos, el carbón, atraviesa una situación especial por la batalla que los ambientalistas extremos están dando en su contra, por la caída de los precios ayudada por la competencia del barato petróleo, los productores de los países ricos no escapan del desastre. En Estados Unidos hay 20 mineras de carbón en la ley de quiebras y Peabody, uno de las más grandes del mercado, con seguridad seguirá ese camino.

Perú, rico minero, cuyo PIB depende en un 15% de la actividad, también ha comenzado a preocuparse. Las inversiones mineras proyectadas se reducirán en Perú en más de US$30.000 millones en los próximos cinco años, al pasar de un estimado de US$ 76.000 millones a US$ 41.000 millones.

Aunque las nuevas cifras son importantes y la caída de la inversión en minería es general en muchos países, debido a los ajustes de las empresas por los menores precios de las materias primas sin que haya una expectativa de mejoramiento en los próximos años, la situación de Perú genera preocupaciones adicionales. (Ver informe en esta edición).

La realidad es clara. “La mineras han sido devastadas por la brusca caída de la demanda de China, cuyo consumo había impulsado una serie de proyectos que se iniciaron hace unos diez años. Su respuesta ha sido reducir el gasto, recortar los dividendos y asumir gigantescos cargos contables con la esperanza de sanear sus finanzas y evitar nuevas rebajas de sus calificaciones de deuda”, comentó Wall Street Journal en un balance de la actividad.

carbon2

carbon1

Si por allá llueve…

El ciclo de altos precios de las materias primas (comenzando por el petróleo) y la voluntad oficial de convertir a la minería en un sector estratégico de la economía generaron expectativas favorables en el sentido de creer que Colombia iba en camino de convertirse en una potencia minera mundial.

Las cifras nunca han dado para tanto. Sólo en carbón tiene alguna significancia (puesto 11) con una producción equivalente a 10% la de Estados Unidos y del 2,5% de la china. No es jugador ni en cobre (Chile es el primero), ni en oro (China es la cabeza), ni en Níquel (Colombia es noveno), en coltán no está en los listados serios y ha perdido con Zambia el primer lugar en esmeraldas, aunque responde por la tercera parte de la producción mundial, pero es un reglón que hasta ahora ha vuelto a tomar una ruta de progreso gracias empresas extranjeras.

Entre 2009 y 2011, minas y canteras (nombre que da el Departamento de Estadística), registró tasas de crecimiento por encima del 10% , pero luego comenzó el descenso hasta un negativo de 0,2% en 2014 y un 0,6% en 2015, con la tasa sectorial más baja de la economía total que creció un 3,1%.

La producción de los principales minerales se ha estancado en los últimos años y la inversión extranjera ha caído brutalmente. En carbón, por ejemplo, se llegó a proyectar una producción de 125 millones de toneladas y se ha estancado en 85 millones.

La producción de oro se ha quedado por debajo de 55 toneladas y hay un bloqueo de nuevos proyectos importantes como es el caso de La Colosa en Cajamarca (Tolima). Solo se ha licenciado un proyecto (nov 2015), Gramalote en San Roque (Antioquia), cuyas reservas se estiman en 5 millones de onzas. Lo explotará AngloGold Ashanti. Otros proyectos interesantes siguen el trámite burocrático lento y desesperante.

La minería de oro en Colombia enfrenta problemas graves. De un lado, la mayor parte de las explotaciones son ilegales (63%) y se han convertido en una renta de financiamiento del crimen y de lavado de dinero y por otra la destrucción del medio ambiente y de los recursos naturales es cada día más grande por parte de los ilegales. Esto ha generado entre la opinión pública, calificada y no calificada, una reacción creciente de rechazo a toda la actividad.

oro1

Las organizaciones criminales suman y restan. El precio del oro subió 16% en el primer trimestre del año, su mayor incremento trimestral desde 1986 y está recuperando su papel de activo de refugio por la debilidad de acciones y de la economía global.

Las bandas criminales en Colombia lo tienen como “comodín” para lavar dinero del narcotráfico. Los altos precios y la devaluación del peso ayuda a su perverso negocio.

¿A la industria le ha faltado mayor pro actividad para enfrentar la situación? Hay quienes creen que sí, en tanto que otros estiman que este es un factor adicional de un paquete de adversidades que enfrenta el sector y que pasa por una coyuntura internacional adversa que incluye que las empresas han perdido el interés que algún día hubo en Colombia para hacer inversiones. A la gente tampoco le gusta que las mineras estén amenazando con pleitos por supuestos incumplimientos por parte del país.

Los datos no engañan. Entre 2008 y 2014, la inversión extranjera directa en minería ascendió a US$16.000 millones, lo que resulta en un promedio superior a los US$2.000 millones al año, con un pico de US$3.000 millones en 2009 y 2013.

Los datos del año pasado fueron muy malos. Solo entraron US$ 533 millones, cifra que equivale a solo el 4,4% del total de la inversión que llegó a la economía. A petróleo ingresaron más de US$3.000 millones de un total de US$12.108 millones, de acuerdo con los datos del Banco de la República.

A lo anterior se suma la relativa baja calificación de los inversionistas en el país para adelantar proyectos mineros nuevos, como lo advierte el ranking del canadiense Instituto Fraser en su índice de atractividad de inversión, medido para más de cien lugares del mundo.

Hay un hecho real en el ambiente de la minería en el país: se evidencia un desgano relativo como lo demuestra la encuesta de Brújula Minera que se preparó para el Congreso de la Asociación Colombiana de Minería (ACM) en Cartagena en el mes de abril.

Un detalle lo reafirma. En la última versión de Colombia Minera, la Feria Internacional de Minería de Medellín, que se realizó en octubre de 2015, solo participó una empresa del sector. Por eso, Asomineros decidió que su XII versión en este año solo será ahora un pabellón de la Feria Internacional de Bogotá y fusionado con la metalurgia. Motivo: la crisis por la que atraviesa esa industria en el país.

Un intento de muestra ferial minera que se pretendió hacer en Corferias-Bogotá, solo hizo cuatro versiones y cerró. Un evidente desgano ntre los actores del negocio.

inver ex

Abajo en lo atractivo

El índice Fraser tiene en cuenta la percepción que las empresas mineras sobre las políticas gubernamentales que inciden en el sector, factor que tiene una ponderación de 40% en el índice global, y por otro, el potencial mineral de las regiones, que pesa 60% restante.

El Instituto Fraser realiza 15 preguntas respecto del grado en que ciertos factores de política influencian la decisión de invertir, las cuales el encuestado debe clasificar entre cinco categorías que van desde aquellas que fomentan la inversión en exploración a las que simplemente la hacen inviable.

La clasificación fue liderada por Australia del Oeste, la región canadiense de Saskatchewan, Nevada, Irlanda y Finlandia.

En general a los países latinoamericanos no les fue mejor en 2015 que en 2014, incluyendo a  Chile que descendió dos puestos (del 9 al 11); Perú perdió diez puestos (26 a 36) pero desplazó del segundo puesto a México (24 a 37). Colombia ganó seis posiciones pero sigue muy abajo (de 61 pasó al 55), en tanto que Brasil perdió 16 ubicándose en el 56. En esos términos, Colombia se disputa con Brasil la cola en Latinoamérica.

Muchas empresas con intereses en el país consideran que a través de decisiones judiciales se cambian las reglas de juego, los permisos y trámites son muy demorados y no hay una acción efectiva de las autoridades para combatir la explotación ilegal.

SILVERIO GÓMEZ CARMONA
Director | Editor
silgom2012@hotmail.com

Comments are closed.