Una tierra rocosa y metálica

Redacción Mundo Minero octubre 22, 2015 Comentarios desactivados en Una tierra rocosa y metálica

América Latina y el Caribe tienen un puesto en el Top 10 global en 54 minerales, según el ‘Mineral Commodity Summaries’ 2015 del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS en inglés). Este subcontinente es líder global en cinco.

Los minerales han estado ligados a la vida de América Latina y el Caribe. En la época Prehispánica, algunos pueblos desarrollaron industrias metalúrgicas con el uso de oro, plata, cobre y estaño, entre otros productos, y en la Colonia estos se convirtieron en rubro líder del comercio exterior del subcontinente. Según lo reseña el historiador español Guillermo Céspedes, la plata y el oro —procedentes del Nuevo Mundo— representaron el 90 por ciento de las importaciones totales de España en el siglo XVI.

Algunas fuentes de riqueza minera de la región como Potosí, Bolivia, —hoy extinta— y Ouro Petro, Brasil —diversificada en menor escala— en su época dorada de producción abastecieron Europa de materia prima, lo cual les permitió —a los países de dicho continente— engrosar sus finanzas. En el Informe sobre Bolivia de John Pentland, la producción de plata en el Alto Perú entre 1525 y 1824 se valoró en 322.809.107 libras esterlinas. Otros cálculos reseñan que la explotación en Potosí reportó cerca de 50.000 millones de dólares a la Corona Española.

En el presente, aunque la caída en la cotización internacional de los minerales ha hecho mella, la actividad extractiva de recursos no renovables es un renglón protagónico de la economía de la región. En 2014, de acuerdo con la CEPAL, la mayor adquisición extranjera en esta parte del mundo la hizo la minera china MMG Ltd. and Partner que compró el yacimiento de cobre Las Bambas de Glencore en Perú por 7.003 millones de dólares. Por su parte, Chile y México se ubicaron nuevamente entre los cinco primeros países con mayor actividad exploratoria del mundo según SNL Metals & Mining.

Este entorno favorable para la producción es ratificado por el Mineral Commodity Summaries que elabora anualmente el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS en inglés). En su edición 2015, Latinoamérica ocupó —en 83 ocasiones— un lugar en el Top 10 global de la producción en un total de 54 minerales. Un 59,03 por ciento de las clasificaciones alcanzadas por la región se encuentran del primero al quinto lugar y 40,96 por ciento entre el sexto y décimo. En cinco ocasiones fue primero.

Los minerales son abrasivos, aluminio, antimonio, arena y grava industrial, arsénico, asbesto, bauxita y alúmina, baritina, bentonita, bismuto, boro, cadmio, caolín, cemento, ceniza de soda, cobalto, cobre, diatomina, estaño, feldespato, fluoritas, grafito, hierro y acero, indio, lima, litio, magnesio, manganeso, mercurio, mica, metal de magnesio, mineral de hierro y molibdeno.

Además figuran también níquel, nitrógeno, oro, piedra pómez y pumicite, plata, plomo, potasio, renio, roca fosfórica, sal, selenio, silicón, stroncio, talco y pirofilita, tantalio, tungsteno, vermiculita, wollastonita, yeso, yodo y zinc.

Los más activos

Once de los 33 países que conforman este subcontinente aparecen con, al menos, un mineral en los listados de los mayores productores. Estos son Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, México, Perú, Trinidad & Tobago y Venezuela.

El país con la producción más prolífica de la región es Brasil, además de tener la mayor extención territorial (8.514.877 kilómetros cuadrados). Este aparece entre los mayores extractores globales de recursos en un total de 24 minerales.

Es el segundo productor orbital en tantalio, es tercero en mineral de hierro, vermiculita, asbesto, bauxita y alúmina, y grafito. Es cuarto en metal de manganeso, quinto en talco y pirofilita, estaño, lima, abrasivos, bentonita, caolín, manganeso, roca fosfórica y silicón. Es sexto en cemento, séptimo en níquel, magnesio y litio, octavo en hierro y acero, aluminio y cobalto, y noveno en sal.

Luego se ubica México con 18 presencias en el Top 10 del USGS y una de las cuales fue primero en plata. Es segundo en bismuto y fluoritas, tercero en stroncio, wollastonita y ceniza de soda, cuarto en cadmino y bentonita, quinto en zinc, molibdeno y baritina, séptimo en arena y grava industrial, sal y diatomita, octavo en grafito, noveno en yeso y décimo en cobre.

La presencia latinoamericana en esta guía global de producción minera continúa con Chile y Perú, con once apariciones cada uno, y Bolivia con ocho. En contraste, con apenas uno los que tienen menor número de presencias son Colombia (noveno en níquel), Ecuador (séptimo en piedra pómez y pumicite) y Trinidad & Tobago (sexto en nitrógeno). Otras naciones en el listado son Argentina (5) y Cuba (2). y Ecuador (1).

Con un área de 20.320.571 kilómetros cuadrados, Larinoamérica tiene en los minerales bastiones de su economía y una de sus cartas para salir de la recesión que lo agobia.

Chile, líder latino

Aunque su participación es inferior en número de minerales a la de Brasil y México, la vocación extractiva de Chile —responsable del 11,2 por ciento de su PIB según el Banco Central— le permite ser el país de América Latina y el Caribe con mejores resultados en la producción global según el USGS.

En su territorio se extraen cuatro de los cinco minerales en los que este subcontinente es primero en el mundo. Estos son cobre, boro, yodo y renio.

En cobre es poseedor de las mayores reservas del planeta con el 29,85 del total y equivalente a 209.000 toneladas. Su producción llegó en 2014 a 5.800 toneladas.

El país mapuche ocupó el segundo lugar en arsénico y litio, el tercero en mercurio y molibdeno, el séptimo en potasio, y el octavo en sal y selenio.

 

Comments are closed.