¡Un panorama poco alentador!

Redacción Mundo Minero diciembre 29, 2015 Comentarios desactivados en ¡Un panorama poco alentador!

Los precios de los minerales están en el nivel más bajo del siglo. Las empresas resisten ajustando costos, aplazando inversiones y recortando personal.

El protagonismo del derrumbe de los precios del petróleo y su monumental impacto sobre la economía es incomparable, al punto que otras noticias económicas por grandes que sean, sencillamente pierden relevancia, porque siempre se vuelve a mirar lo que está pasando con el crudo.

En ese orden, cuando se habla de una caída general de los precios de las materias primas o los commodities, siempre se coloca al petróleo a la cabeza y a sus actores principales, OPEP, las “petromonarquías”, Rusia y Estados Unidos.

Un ejemplo. Dos petroleras importantes ConocoPhillips y Chevron anunciaron recortes de unas 3.300 plazas de su personal, 1.800 y 1.500 respectivamente, en tanto que una sola minera, la británica Anglo American ha anunciado un plan de reestructuración que afectará a 85.000 de sus empleos, 63 por ciento de la plantilla global. Además, suspenderá durante un año el pago de dividendos a sus accionistas y venderá gran cantidad de activos.

Y no es por menospreciar lo que está pasando en la industria petrolera. Los recortes de trabajadores a nivel global (petroleras y empresas proveedoras) alcanzaron ya una cifra cercana a los 200.000 como fórmula para amortiguar el impacto de las precios del crudo, por debajo de USD 40 por barril.

La mayoría de los despidos se han dado en las áreas de servicios de empresas que atienden a petroleras y mineras, que aportan tecnología en sísmica, exploración, perforación y explotación de yacimientos de distinto tipo de minas, petróleo y gas.

Minas en problemas

Ciertamente lo del petróleo es emblemático. La materia prima más importante en el mundo —que condiciona el acceso a las fuentes de energía fósil— está en su peor momento en seis años. Las razones son conocidas: sobreoferta extrema, la economía, en particular Europa se levanta con mucha parsimonia y su demanda de petróleo no crece como debiera, la OPEP está dividida y China no compra más. Para completar, Estados Unidos siguen bombeando con fuerza tras el surgimiento del fracking como tecnología moderna y eficiente para sacar crudo.

Pero el drama es mayor en otras materias primas. Su precio es el más bajo de los últimos 16 años y hay casos como el zinc, hierro y níquel cuyo descenso es brutal.

¿La razón? La desaceleración económica de China, que en las últimas décadas se convirtió en el principal importador de estos insumos, y la recuperación del dólar explican buena parte ese hundimiento de las cotizaciones. En otros casos como el carbón, la reacción de grupos sociales por su impacto ambiental tiene a esa industria en la picota y abre incógnitas sobre su futuro.

Mientras China no se levante, el futuro no será mejor, pues es el mayor consumidor mundial y absorbe casi la mitad de la producción de aluminio, cobre y carbón. En 2010 su consumo de materias primas crecía anualmente en 35 por ciento y sustituía lo que el mundo dejaba de comprar. Hoy, solo demanda 9 por ciento de más.

Los productores de materias primas llegaron a creer que la demanda china no tendría fin y en esos términos realizaron grandes inversiones y expandieron su producción. Hoy la demanda está quieta y la oferta es mayor.

A lo anterior hay que agregar una revaluación del dólar de cerca de 15 por ciento en este año frente a monedas como el euro y la máxima es terca: cuanto más caro está el dólar, más baratas están las materias primas.

¿Hasta cuando irá la pesadilla de los bajos precios? The Economist Intelligence Unit cree en un reequilibrio en el mercado de materias primas. “Se están empezando a ver respuestas desde el lado de los productores, que deberían conducir a una estabilización de los precios el año que viene”, dice en su último informe en particular en los alimentos, no tanto en los minerales.

Un aumento en la tasa de interés por parte de la Reserva Federal podría ayudar después del primer trimestre de 2006, pues se espera que la divisa comience a perder valor y hacer subir los precios de las materias primas.

Sin embargo, las cosas no son tan claras y las previsiones optimistas si no se da una recuperación económica que ali mente la demanda y esta se equilibre con la sobreoferta existente.

En esos términos, el anuncio de Anglo American no podía ser otro, luego de una caída diaria del 10 por ciento en su valor bursátil. La empresa reducirá de seis líneas de negocio a tres. La de diamantes se concentrará en la filial sudafricana De Beers, mientras que las operaciones de metales como el platino irán a Industrial Metal y el carbón y mineral de hierro a Bulk Commodities. El ajuste se hará en el próximo año, según lo dijo el consejo delegado Mark Cutifani, quien manejó hace un tiempo a AngloGold Ashanti.

Los pasos de Anglo American, quinta minera por valor de mercado, son seguidos por su competencia Rio Tinto que también está comenzando a ajustar los proyectos para 2016.

La región siente los golpes

La situación no es indiferente para los países latinoamericanos productores de materias primas.

La Autoridad Jurisdiccional de Administración Minera (AJAM) de Bolivia revirtió 324 áreas mineras de enero de 2014 hasta septiembre último, al no haber operaciones durante más de un año. El abandono de yacimientos se debe principalmente a la caída de los precios internacionales de los minerales que deja de hacerlos rentables. Se espera que otros emprendimientos sigan esa línea.

Chile es el primer productor mundial de cobre, con casi la tercera parte de la oferta y el precio está en el mínimo en seis años por culpa de la menor demanda de China, que hoy no tiene la capacidad para recuperarla como lo hizo en 2009.

La estatal Codelco, la mayor productora de cobre a nivel mundial, reportó una caída interanual en sus utilidades del 47 por ciento entre enero y septiembre, lo cual ha generado todo tipo de especulaciones sobre el ajuste que podría comenzar.

El caso de Perú parece menos grave. Según el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, la contribución de la minería al crecimiento será fundamental este año, toda vez que aportará casi la tercera parte de la expansión del Producto Bruto Interno (PBI) en 2015, según lo publica el portal de América Economía. La actividad minera aportará 0,87 por ciento al crecimiento del PBI en 2015, 0,96 en 2016 y 1,12 el 2017.

El crecimiento esperado de Perú es 3,1 por ciento este año, 4,2 por ciento en el 2016 y 5 por ciento en el 2017.

Según el Banco producción minera podría ser mayor si se activa un portafolio de proyectos que valen unos USD 22.000 millones, como Conga (USD 5.000 millones, Quellaveco (4.500 millones), Pampa del Pongo (3.280 millones) y El Galeno (2.500 millones), según América Economía.

La realidad de los precios

  • El precio del níquel cae 45 por ciento en el último año. Lo producen fundamentalmente Rusia, Canadá y Cuba.
  • El mineral de hierro baja 35 por ciento en doce meses. China compra seis de cada 10 toneladas producidas en el mundo. Este mineral se negocia por debajo de 40 dólares la tonelada, su nivel más bajo en una década. El precio del hierro contrasta con los casi 200 dólares que alcanzó en 2011.
  • El zinc cae cerca del 33 por ciento en el último año. Sus precios están en el nivel más bajo en más de cinco años, golpeados por la fortaleza del dólar, el exceso de oferta y el descenso de la demanda en China, el mayor consumidor mundial de metales. La belga Nyrstar, el mayor productor mundial del metal, amenazó con recortar otras 400.000 toneladas de extracción de concentrado de zinc si los precios siguen bajos.
  • El platino se ha desplomado 30 por ciento en un año. Sudáfrica, el mayor productor.
  • El cobre ronda los USD 4.925 por tonelada, pero en agosto alcanzó un mínimo de USD 4.904, el precio más bajo del cobre desde 2009. El cobre ha descendido más de un 20 por ciento este año y está en camino de su tercer declive anual.
  • Carbón. En 2011, el precio del carbón pasaba de los USD 102 por tonelada, mientras que en este año se encuentran alrededor de los USD 50, lo que representa una caída de más del 50 por ciento. El año pasado, China disminuyó las importaciones de carbón por primera vez en por lo menos una década en un 11 por ciento, siendo este país el primer consumidor de carbón en el mundo, seguido por Estados Unidos. Este año, la demanda del gigante asiático sigue abajo.
  • Oro. Cuando el dólar sube, el oro cae y viceversa. Las razones son claras: el metal es el refugio cuando la divisa se deprecia, pero ahora ocurre lo contrario: el dólar se ha fortalecido. Así el precio del oro ha caído a USD 1.070,0 onza, cuando a comienzos de 2015 estaba en USD 1.300, una reducción de 20 por ciento. Pero los niveles de USD 2.000 de 2011 son solo para recordar.

 

  • PORTADA2_2 PORTADA2_3 PORTADA2_4

 

Comments are closed.