VECINOS VENEZUELA, MÁS QUE PETRÓLEO

admin octubre 15, 2012 Comentarios desactivados en VECINOS VENEZUELA, MÁS QUE PETRÓLEO

Independientemente del modelo de gobierno, con o sin “socialismo”, el futuro del vecino país seguirá dependiendo de la explotación de los recursos naturales.

 

Hugo Chávez lleva casi catorce años manejando los destinos de Venezuela, el país con las reservas de petróleo más grandes del mundo, pero el estilo de gobierno del mandatario no se parece para nada al tradicional de los países petroleros, que construyen gigantescos edificios, islas artificiales y sucursales de museos, como Dubái.

Chávez, con su “socialismo del siglo XXI”, es obsesionado por darles vivienda, salud y educación a sus habitantes, pero los resultados parecieran no ser tan contundentes, pese a que el reconocimiento es claro sobre que los indicadores sociales han mejorado, pero es que la cantidad de dinero que le ha entrado al país supera todos los cálculos. Los ingresos de la gente pobre han subido, hay menos indigentes, pero no se puede decir lo mismo de las capas medias y altas, las cuales dicen estar en peores condiciones que en el pasado.

Hoy en Venezuela, el desempleo es del 8%, cinco puntos menos que hace 12 años, y el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas también muestra una mejora indudable. Esto hace que el mandatario sea un competidor difícil de derrotar en las elecciones de octubre.

De cualquier manera, la capital, Caracas, está lejos de parecerse a una ciudad petrolera. Sus calles están llenas de huecos, su parque automotor es viejo, la basura no es recogida y los índices de inseguridad están entre los peores del planeta. Lo único que es concordante con su riqueza es la tasa de inflación, que supera el 25% anual, cosa extraña en el mundo.

El crecimiento de la economía tampoco es para alegrarse. Brasil, Chile, Perú y Argentina han crecido más rápido que Venezuela desde que Chávez llegó a mandar: mientras esos cuatro países han tenido un 3% a 5% anual entre 1999 y el 2011, el país del socialismo del siglo XXI lo ha hecho a un promedio anual por debajo del 3%, según las cifras del Fondo Monetario Internacional. Además, todos los miembros de la OPEP, con excepción de Libia, tuvieron crecimientos superiores.

La economía venezolana depende del petróleo. En el tiempo de Chávez en el poder, la estatal Pdvsa ha recibido US$980.000 millones, cifra demasiado grande para haber desaparecido la pobreza y no contentarse con una reducción del 50% al 32%, o decir que “ahora todos los venezolanos comen carne”.

“Este país era uno antes del gobierno del presidente Chávez y otro después”, es un comentario común. Los seguidores de Chávez dicen que para bien, en tanto que los opositores dicen que para mal.

La petrolera triplicó los giros al Gobierno en los últimos ocho años, arrancando de US$16.500 millones a casi US$59.000 millones el año pasado.

 

No es solo petróleo

 

Venezuela es un país rico, como pocos, en recursos naturales: uno de los 17 países megadiversos, donde se combinan regiones áridas, selva, extensas sabanas de llanos y ambientes andinos, debajo de cuyas tierras se encuentran las mayores reservas probadas de hidrocarburos y más de 150 clases de minerales, la décima parte de todo el oro y de los diamantes del mundo.

Diversos estudios, incluidos los del Servicio Geológico de los Estados Unidos, coinciden en que estas enormes reservas contienen yacimientos de bitúmenes (mezcla de líquidos orgánicos altamente viscosa, negra, cuya fracción residual es el betún) de la faja petrolífera del Orinoco. El país alcanzaría la cifra de 513.000 millones de barriles de crudo extraíbles, el doble de los probados en Arabia Saudita. Las reservas de crudo más liviano se estima que superan los 80.582 millones de barriles.

La faja del Orinoco se considera la acumulación más grande de petróleo crudo pesado y extrapesado del mundo. Las reservas de petróleo original en el sitio de la faja, según PDVSA, alcanzan hasta ahora 1,36 billones de barriles. En Venezuela, un litro de gasolina cuesta US$0,04, el precio más bajo del planeta, inalterado en los últimos 10 años.

Tiene enormes reservas de gas natural, asociadas y no asociadas con yacimientos de petróleo crudo. Se han encontrado nuevas reservas, que las hacen ascender a más de 4,1 billones de metros cúbicos de gas, lo que lo convierte en el noveno a nivel global.

De los minerales se destacan: hierro, bauxita, oro, diamantes, cobre, níquel, plomo, zinc, sal común, yeso y caliza. En la Guayana venezolana se ha probado la existencia de grandes reservas de hierro y bauxita, además de los yacimientos auríferos y diamantíferos. Estos recursos minerales constituyen la principal fuente para el desarrollo de la industria venezolana.

En el país gobernado por más de una década por Hugo Chávez, el petróleo genera el 80% de ingresos por exportaciones. Venezuela es miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y uno de los principales países productores en el planeta. Los yacimientos petroleros en todos sus tipos son abundantes en gran parte del territorio, por lo que tienen la séptima reserva mundial. Cada día extrae 2.398.000 barriles, de los cuales exporta la mayoría a EE.UU., Europa y Latinoamérica.

La cuenca del lago de Maracaibo y las cuencas de Barinas-Apure y Oriental son los sitios de donde mayores extracciones hace Pdvsa, la empresa líder en el procesamiento, con filiales en seis refinerías de diversa magnitud, además de otras en Curazao, EE.UU., Alemania, Suecia y Bélgica.

Con más de 29 millones de habitan tes, mezcla de razas indígenas, europeas, africanas y asiáticas, este país cuenta con el conjunto de áreas protegidas más extenso de América Latina, denominadas Áreas Bajo Régimen de Administración Especial, las cuales abarcan aproximadamente el 63% del territorio nacional.

 

Caen inversiones

 

Desde el primer semestre de 2009, la producción minera en Venezuela cayó un 11,2% debido a la falta de inversiones, según la Cámara Minera de Venezuela (Camiven). En la minería metálica, la contracción de la actividad se atribuye a las múltiples paralizaciones de las empresas productoras, a los conflictos laborales en las procesadoras y transformadoras de minerales metálicos como hierro, bauxita, alúmina y acero.

El desarrollo del sector minero venezolano sigue estancado, sin dar señales de una pronta reactivación, pese a los anuncios hechos por el Gobierno de tomar el control de las áreas mineras para asumir su desarrollo. Una razón más es la discusión de la nueva ley minera. No obstante, para el año 2012 se destinaron 2,9 millardos de bolí vares solo al sector minero.

 

Expropiaciones

 

Venezuela le permitió exportar oro a la minera ruso-canadiense Rusoro a partir del 1 de noviembre de 2009, lo que le daría los recursos suficientes para elevar su producción anual a 600.000 onzas en dos años desde las casi 100.000 onzas de este año.

En febrero, antes de viajar a una cirugía a Cuba, Chávez anunció la firma de un acuerdo con la empresa china SUTIC para la explotación de la mina de oro Las Cristinas, una de las más importantes de América Latina y del mundo, que cuenta con una capacidad aproximada de 31 millones de onzas de oro, valoradas en cerca de US$35.000 millones. China es el segundo socio comercial de Venezuela luego de EE.UU., con un intercambio que superó los US$12.000 millones en el 2011.

Uno de los cambios del sector minero es la nacionalización del oro, así como la propuesta a la Ley del oro, sobre la cual se está trabajando.

Los detractores de Chávez sostienen que 4,2 millones de toneladas anuales era la producción aurífera de Venezuela antes de la nacionalización. Luego de esta por parte del Estado venezolano, la producción ha caído a niveles insospechados, según fuentes de la Cámara Minera.

Al calcular las pérdidas, se ha dejado de extraer una tonelada de oro físico por un valor de US$60 millones mensuales, el Estado dejó de cobrar impuestos varios por 13% y se perdieron entre 2.000 y 3.000 empleos directos, aparte de otros beneficios.

Ello sin contar la guerra que se viene librando entre las autoridades militares y los mineros artesanales, que en varias minas ha dejado muertos, heridos y militares investigados por violaciones a los derechos humanos. Se suma, además, el conflicto con las comunidades indígenas por el manejo y explotación de las minas de oro.

Así las cosas, el gran objetivo histórico del modelo de país potencia del Segundo Plan Socialista 2013-2019, el cual busca desarrollar el poderío económico utilizando los recursos minerales, aumentar las reservas de minerales a nivel nacional y ubicar los nuevos yacimientos minerales en el Escudo de Guayana, en el Sistema Montañoso del Caribe, en la Cordillera de los Andes y la Sierra de Perijá, se ve frenado por el manejo impositivo del Gobierno Chávez, que les ha cerrado las puertas a nuevos inversionistas internacionales y le ha enfrentado con mineros e indígenas.

Comments are closed.